El catalizador del año – Médicos y enfermeras en tiempos de pandemia

Desde el momento en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote del coronavirus como una pandemia mundial, los médicos, las enfermeras y el resto del personal médico han estado en primera línea de la batalla contra la horrible enfermedad que es el COVID-19. Se han enfrentado a enormes retos a la hora de prestar atención primaria a los pacientes, luchando contra la falta de equipos de protección personal, los largos turnos de trabajo, la escasez de personal de enfermería, el miedo constante a contraer y propagar el virus, la seguridad de los pacientes, el control de la enfermedad y muchas otras cuestiones relacionadas con su trabajo.

Aislados y abrumados, veían morir a sus pacientes y compañeros. Según una investigación realizada por Amnistía Internacional, al menos 17.000 trabajadores sanitarios han perdido la vida a causa del COVID-19 sólo en el primer año de la pandemia, lo que equivale a la muerte de un trabajador sanitario cada 30 minutos. 

Según otra investigación, “Lost on the Frontline“, el recuento más completo de las muertes de trabajadores sanitarios en Estados Unidos, más de 3.600 médicos, enfermeras y otros profesionales sanitarios perecieron en el primer año de la pandemia. Según esta investigación, el primer médico estadounidense conocido que murió de coronavirus fue el doctor Frank Gabrin, quien, como muchos otros, trabajó en primera línea, tratando a pacientes en Nueva York y Nueva Jersey sin EPI. Su historia de trabajo a través de una crisis tan masiva para salvar vidas compartió similitudes con miles que le siguieron.

La salud mental durante la pandemia

La salud pública estaba en rápido declive, y con ella, la salud mental de nuestros profesionales sanitarios. Sin embargo, estos valientes trabajaban hasta caer, literalmente. Y cuando lo hacían, sus colegas tenían que seguir adelante con el horror no sólo de la atención a los pacientes, sino también de ver su posible futuro cada vez que pasaban por delante de uno de sus colegas intubados y en estado crítico. 

Más de 3.000 médicos se infectaron al comienzo de la pandemia en China, entre ellos el valiente médico Li Wenliang, que fue el primero en intentar dar la alarma sobre esta enfermedad. En Italia, el número de trabajadores sanitarios infectados ha duplicado el total chino, mientras que en España, casi el 14% de sus casos confirmados de coronavirus eran profesionales médicos.

¿Por qué es importante reconocer a los trabajadores de la salud?

La mayoría de los fallecidos eran menores de 60 años. Las enfermeras y el personal médico murieron en mayor número que los médicos. Murió el doble de personal sanitario en residencias de ancianos que en hospitales. A pesar de todos los riesgos y el caos, a pesar de que las nuevas variantes del virus se propagan más rápido que el fuego, estas valientes personas deciden presentarse cada día y dar lo mejor de sí mismas para salvar vidas. Por eso nos sentimos orgullosos y felices de elogiarlos como galardonados con el Premio Catalizador de la Felicidad Mundial de este año. Aunque se trata de un premio simbólico, es nuestra forma de honrar el tremendo sacrificio que han tenido que soportar todos los médicos, enfermeras y cualquier otro profesional sanitario.

Con nuestro Premio al Catalizador de la Felicidad Mundial, reconocemos a las personas que van más allá para llevar la libertad, la conciencia y la felicidad al mundo. Gracias a estos transformadores del juego, cada día es una nueva oportunidad para marcar una diferencia positiva. El descubrimiento, la conexión, la gratitud y la compasión son una parte importante de sus valores. Únete a nuestra celebración de las personas y las comunidades, haciendo de este planeta un lugar mejor para todos.

Compartir

¿Qué estás buscando?

Categories

World Happiness Fest 2022

Haga clic aquí para más información

Te puede interesar

suBscribete

Te mantendremos informado sobre descubrimientos nuevos y significativos.